Yo no soy una botella, dice profesora