El hambre llevó a esta familia de Guatemala a tomar una medida extrema: comer tierra