La querida VS. La esposa: por El Trompo Loco