VAGUADA SOBRE EL PAIS CONTINUARA GENERANDO AGUACEROS

La vaguada continúa sobre el país incidiendo en las condiciones del tiempo, por lo tanto, se mantiene el ambiente favorable para que se generen incrementos de la nubosidad importantes que dejarán aguaceros ocasionalmente fuertes acompañados de tormentas eléctricas y ráfagas de viento sobre todo hasta las primeras horas de la noche, en especial hacia las provincias: La Altagracia, La Romana, San Pedro de Macorís, El Seibo, Hato Mayor, Monte Plata, Samaná, Sánchez Ramírez, Duarte, Hermanas Mirabal, María Trinidad Sánchez, Espaillat, San Cristóbal, Peravia, San José de Ocoa, Azua, La Vega, Monseñor Nouel, Santiago, San Juan, Elías Piña, Independencia, Bahoruco, Barahona y El Gran Santo Domingo.

Para mañana, una onda tropical localizada actualmente al este de las Antillas Menores estará acercándose a nuestro territorio e interactuará con la vaguada sobre el país propiciando condiciones favorables para que continúen los aguaceros que serán fuertes en ocasiones acompañados de tormentas eléctricas y ráfagas de viento, sobre todo en la tarde hasta primeras horas de la noche hacia las regiones norte, noreste, sureste, cordillera Central y la zona fronteriza.
La Oficina Nacional de Meteorología (ONAMET), mantiene un AVISO meteorológico por posibles inundaciones repentinas que puedan presentar  algunos ríos, arroyos o cañadas hacia las provincias Monte Plata y Hato Mayor; por otro lado, mantiene un ALERTA meteorológico por estas mismas condiciones para: El Seibo, San Pedro de Macorís, La Altagracia, Samaná, Santiago, San Juan, Sánchez Ramírez, Duarte, La Vega, Monseñor Nouel, María Trinidad Sánchez y La Romana, así como, El Gran Santo Domingo por inundaciones urbanas. 
La ONAMET, informa que la depresión tropical NATE, ya no es más un ciclón tropical. Además, en la pasada madrugada se formó la depresión tropical No. 17 de la presente temporada ciclónica, la misma, a unos 1400 kilómetros al oeste/suroeste de las Azores con vientos máximos sostenidos de hasta 55 km/h y se mueve hacia el norte a unos 6 km/h. Por su ubicación y trayectoria, ambos sistemas no ofrecen peligro para la República Dominicana.