Un niño de 9 años quedó encerrado en una caja fuerte mientras jugaba a las escondidas en la casa de su abuelo

(Bomberos de Berlín)El pequeño, que jugaba con sus amigos en ausencia de su abuelo, pensó que había encontrado el mejor escondite de todos, donde jamas lo encontrarían. Se metió en la caja de metal y cerró la puerta desde adentro, que enseguida se trabó.


LEER MAS
Fuente: infobae.com

Comentarios